Para empezar una semana productiva debemos tener un enfoque y del tiempo que les dedicas a las tareas. Trabajar más no significa que estás siendo productivo. Siempre habrá una mejor forma de completar esa tarea.

Éstas son algunas recomendaciones que pueden ayudarte a tener una semana productiva:

1. Deja de planear y actúa
Está bien hacer tiempo para planear lo que se necesita hacer en la semana o mes, pero cuando regreses a la mesa de planeación, puedes perder horas productivas. En lugar de planear, hazlo. La opción de trabajar en una tarea en el futuro en lugar de ahora parece cómoda pero no es prudente. Aunque te digas a ti mismo que no debes hacerlo ahora, esta tarea no se irá a otra parte. En lugar de procrastinar, hazla y táchala de tu lista de pendientes.

2. No necesitas decir “sí” a cada petición
“La diferencia entre la gente exitosa y la gente muy exitosa es que los segundos dicen que “no” a casi todo”, Warren Buffet

Decir “sí” a una petición parece más simple que un “no”. Aun así, cada vez que aceptas algo que no te dará resultados te será difícil tener un horario que puedas controlar. Puedes lograr más si sabes lo que tienes que hacer, cuándo lo tienes que hacer y qué esperas lograr.

3. No esperes ser un perfeccionista
Si sigues persiguiendo la perfección te puede tomar más tiempo terminar las tareas y seguramente serás menos productivo de lo que planeaste. La razón es que cuando buscas la perfección pasas más tiempo en una tarea de lo necesario, provocando que las otras se atrasen. Esto hará que pierdas tiempo y posiblemente molestes a tu jefe en el proceso. El perfeccionismo es todavía mayor cuando no tienes que rendirle cuentas a nadie más que a ti mismo.

4. Saca todo de tu cabeza
No confíes en tu memoria. Te fallará cuando más la necesites. Mejor escribe todo. Hay cientos de opciones para tomar notas, desde los típicos post-its o aplicaciones como Evernote, Any.do, Wunderlist y Todoist. Si escribes todo lo que tienes que hacer en tu semana, sabrás lo que debe hacerse y tendrás tus prioridades en orden.

5. Revisa y mide tus logros
Antes de cerrar la semana, prepárate para la siguiente, revisa tus logros junto con todo lo demás que necesite hacerse para ver si en verdad adelantaste trabajo. Regresa a tu lista de pendientes, táchalos y descubre lo que no pudiste hacer y por qué. Celebra tus triunfos, toma nota de todo lo que pospusiste y aprende de tus errores. Estarás mejor preparado para la siguiente semana.

Con información de Entrepreneur

En Pangea podemos asesorarte en obtener una mejor comunicación interna de tu empresa.