La comunicación interna es una herramienta clave para las empresas, pues mediante un buen empleo de la información corporativa se pueden transmitir correctamente a los empleados los objetivos y valores que promueven las empresas, lo cual genera una cultura de aprobación, fidelidad y sentido de pertenencia hacia la empresa por parte de su talento humano el cual debe sentirse motivado y valorado al tener claros y definidos los principios y retos a los que se enfrenta la compañía.

La comunicación dentro de las empresas siempre ha estado presente, puesto que mediante ella circula la información y se relacionan los colaboradores y gerentes, pero no en todas las compañías se tiene conciencia de la necesidad de implantar una política sólida, continúa y dinámica de gestión de la información que involucre a todos los integrantes de la organización, como una respuesta estratégica a la complejidad de los cambios y desafíos que supone manejar una empresa, sea del tamaño que sea, en estos tiempo de altísima competitividad y crisis económicas que van y vienen y que no permiten errores de ese tipo.

El talento humano es el verdadero motor que mueve y produce los resultados de las empresas y para no perder en competitividad se debe siempre retener a los mejores. Por esta razón, para aumentar el rendimiento y motivación de los colaboradores, debemos hacerlos sentir integrados y en línea con la filosofía de la organización mediante la circulación clara de mensajes que inculquen los valores, visión, misión, metas y estrategias corporativas.