Actualmente la productividad es muy importante para el mundo empresarial. La mayoría de las personas tratan de incluirla a su rutina para hacer más cosas, pero lograr ese enfoque toma tiempo antes de ver resultados.

Para empezar considera la manera en que gastas tu tiempo y utiliza estos trucos para ayudarte a ser responsable de manera constante.

Programa tu día sin tiempo libre

Puede caerte de sorpresa, pero si deseas comenzar a mejorar tu productividad, debes dejar de programar cada segundo del día. La gente disfruta el proceso de establecer y concluir actividades en su calendario. Pero si programas demasiadas cosas, terminarás odiando tus días de trabajo.

¿La solución? Opta por un método más sencillo como escoger sólo seis tareas importantes que quieras terminar antes de ir a dormir. Al despertar, crea un esquema simple para aquellas cosas que quieres lograr, pero no seas demasiado rígido.

Mantente enfocado en las tareas más importantes y no olvides desayunar por la mañana. Escucha lo que tu cuerpo te está diciendo.

Intentar tener éxito en múltiples cosas a la vez

Todos queremos tener éxito en muchos aspectos de la vida: construir negocios para múltiples mercados, ser un atleta, viajar por el mundo y así sucesivamente. Es aquí donde la mayoría de las personas tiende a perderse.

Si quieres hacer muchas cosas al mismo tiempo, te estás programando para quedar corto en más de una actividad. O bien, si tienes éxito, la ley de distribución te traerá un poco de felicidad que no se compara a la satisfacción de los grandes triunfos.

Cuando obtengas éxito, reduce el tiempo que hayas dedicado y redirige esas horas o minutos a otras tareas. Es mejor identificar aquello que te ayudará a alcanzar otras metas y enfocar toda tu energía en ese catalizador para lograr el cambio.

Apuntar hacia la perfección

¿Conoces ese sentimiento que te fastidia cuando intentas lanzar un proyecto nuevo? ¿Esa sensación de trabajar en un nuevo sitio web y encontrar pequeños detalles que no son perfectos?

Si eres como yo, que está dispuesto a pasar horas o incluso días buscando la idea perfecta. Con el tiempo he notado un efecto de bola de nieve: Cuando empiezo a arreglar una cosa, encuentro muchas más que también necesitan ser perfectas. Mucho tiempo después, sin energía para realizar el trabajo, esto se convierte en un loop interminable. Y eso puede retrasarte de manera indefinida.

La realidad es que nadie notará tus defectos de la manera en que tú lo haces. Además, si fallas, aprenderás algo. En lugar de eso, ten claro el objetivo de conseguir que tu proyecto este al 90 por ciento y lánzalo. Puedes hacer ajustes a medida que avances.

Saltarte los descansos para hacer más cosas

¿Cuándo trabajas más, logras más, cierto? (Pregunta con truco: 100 por ciento equivocada.)

Todo aquello que logres, es equivalente al tiempo que le dediques, menos el ritmo de trabajo. Tal como Cal Newport demuestra en su libro “Deep Work: Rules for Focused Success in a Distracted World”.

De modo que si pasas 10 horas haciendo cosas a un ritmo de 2, obtendrás el mismo resultado que si pasas 2 horas a un ritmo de 10. En una cuarta parte del tiempo, lograras hacer lo mismo. La clave para lograr más cosas es aumentar la intensidad del ritmo. Es un concepto maravilloso.

Para crear este hábito, puedes seguir la técnica de Pomodoro. Trabajar sin interrupción una sola tarea durante 25 minutos y después tomar un descanso de cinco. Tras cuatro ciclos, puedes tomar un descanso más largo. Este es uno de los tres pasos que me ayudaron a construir mi negocio mientras estudiaba odontología.

No recompensarte

¿De qué manera el recompensarte aumenta la productividad? Recibir una recompensa te inspira a mantener el ritmo. Si deseas lograr más cosas, necesitas más recompensas.

Cuando hayas trabajado sin parar durante dos horas, recompénsate con algo sencillo como un chocolate. Incluso, puedes programar tiempo libre en tu calendario para disfrutar de estas recompensas. Una ráfaga más larga de trabajo puede tener como recompensa poder pasar el tiempo viendo una película nueva.

Puede parecer mentira, pero confía en mí cuando te digo que es muy importante tomar tiempo para estos momentos. Si no lo haces, te fastidiarás rápidamente. Programar “premios” no sólo impide llegar a ese punto crítico, sino que también te ayuda a concentrarte en la tarea que estas realizando. Ahora eres consiente del tiempo que asignaste para hacer el trabajo, y además, sabes que pronto tendrás una recompensa bien merecida.

Con información de Entrepreneur

Recuerda que en Pangea somos expertos en comunicación interna empresarial. Pásanos tus datos y enseguida nos comunicaremos contigo.