Si la comunicación interna fuera un baile, podríamos decir que, alguna vez, quiso que todos los empleados bailaran igual. Hoy, en cambio, invita a que cada trabajador se exprese libremente.

Los modelos de comunicación integral demuestran que el secreto no es el paso de baile, sino la música. Así hoy, la organización es un anfitrión que invita a todos por igual, sabiendo que todos son distintos; el comunicador es un DJ que elige temas, sabiendo que todos bailarán diferente; y cada trabajador es uno más entre tantos invitados, sabiendo que cada cabeza es un mundo.

En Pangea contamos con personal altamente creativo para desarrollar las necesidades específicas de cada empresa o negocio. Pásanos tus datos y enseguida nos comunicaremos contigo.