Un colaborador de la base operacional es promovido. Es nombrado jefe por primera vez. A partir de ahora debe esforzarse para que su equipo comprenda cómo hacer lo que él hacía antes.

El nuevo puesto lo desconcierta. Ahora debe “trabajar” menos y “conversar” más. Debe dejar de hacer lo que hizo siempre. Es una contradicción, -se dice- el premio por haber hecho bien mi tarea ha sido dejar de hacerla.

Finalmente aprenderá que liderar requiere excelencia en el uso de una herramienta poderosa, la palabra, y que solo a través de ella es posible “dejar de hacer” para “hacer hacer”.

 

En Pangea contamos con personal altamente creativo para desarrollar las necesidades específicas de cada empresa o negocio. Pásanos tus datos y enseguida nos comunicaremos contigo.