La importancia de elegir una tipografía correcta para tu marca es primordial además debe tener una comunicación coherente, lo que le dará puntos a tu empresa o producto.

Hay distintas familias tipográficas que incluyen estilos de fuente diferentes. Cada familia enfatiza más un sentimiento que otro. Lo principal es acertar en el tono visual de la comunicación que queremos transmitir. Con cada elemento de nuestra imagen -color, forma, tamaño, tipografía- definimos la personalidad de nuestra marca. Por eso, es vital saber qué rasgos queremos resaltar: seriedad, alegría, informalidad, lujo, modernidad, etc.

Distintas tipografías para logos

Para resumir muchísimo la ciencia magnífica de la tipografía, digamos que existen tres tipos de fuente principales:

1. SERIF. Las letras tienen remates pronunciados en las astas, son clásicas y elegantes, tradicionales. Facilitan la lectura de textos largos.

Por ejemplo:

Fuente Times New Roman

2. PALO SECO (o Sans Serif). Son letras de líneas rectas, sin remates, visualmente claras y “limpias”. Son apropiadas para textos cortos, destacados y títulos. Se utilizan en logos y marcas modernas y de diseño. Por ejemplo:Fuente Arial

3. DECORATIVAS. Son letras más complejas, se usan para motivos ornamentales. Por ejemplo:

Fuente Broadway

En los tres casos de arriba pongo como ejemplo algunas de las fuentes más conocidas, lo que ayuda a hacerse una idea de las características de cada estilo aunque yo no recomendaría ninguna de esas precisamente. Ante todo, la fuente elegida debe ser distinguible, no la típica y tópica…