Una tarjeta de presentación bien diseñada es una manera fantástica de crear un buen impacto con tus clientes, pues recuerda que la primera impresión cuenta mucho. Dentro del manual corporativo de tu marca se engloban muchos elementos de marketing que deben tener coherencia y continuidad entre ellos, así como con los valores de tu negocio.

Las tarjetas de presentación te servirán para contactar con potenciales clientes, socios o proveedores, incluso antes de haber terminado de montar tu negocio. Para diseñar una excelente tarjeta de presentación debes considerar los siguientes puntos

El mensaje

Convierte los valores de tu marca en un diseño para tus tarjetas de visita. Para ello debes pensar en el cliente objetivo que quieres impresionar y crear una historia sobre tu negocio y sus valores.

Como hemos dicho anteriormente, las imágenes (si las utilizas), los colores y las texturas deben ser coherentes con tus materiales de marketing existentes, y además todos deben estar en línea con los valores que distinguen tu negocio del resto en el mercado.

Si quieres transmitir seriedad deberás elegir un diseño clásico con aspecto minimalista y fuentes elegantes. Si tu marca es más creativa, artística o divertida, tienes libertad para usar colores fuertes, formas inusuales o toques de humor para transmitir tu mensaje.

Tamaño

El tamaño más común para una tarjeta de visita es de 84 mm por 55 mm. La puedes hacer más grande o más pequeña pero es probable que no encaje en el tarjetero de tus clientes y la acaben olvidando o tirando.

Orientación y forma

Horizontal. El formato horizontal es el más tradicional y sigue siendo la orientación más común. Es fácil de leer, funciona bien, encaja en los tarjeteros y se puede imprimir en cualquier impresora. Sin embargo, es muy común, y no tan único como otras opciones.

Vertical. El formato vertical da una apariencia limpia y elegante que se ha vuelto más común en los últimos años. El único “pero” es que no ayuda a una lectura natural cuando está dentro de un tarjetero.

Recortes y formas personalizadas

Las formas personalizadas pueden hacer que tus tarjetas sean únicas, pero también te saldrán más caras.

Material

La mayoría de las tarjetas son de papel, aunque hay muchas otras opciones, desde plástico y madera a metal y pizarra. Asumiendo que elegirás el papel, deberás elegir el grosor, la capa, el color y el peso. Todo esto puede afectar el precio.

Color

Debes utilizar colores que funcionen bien juntos y que además representen a tu marca. Si ya has diseñado tu logo utiliza esos mismos colores en tu tarjeta de visita con otro color neutro para que destaquen. Este artículo puede ayudarte a elegir los colores adecuados:

Fuente

La tipografía también tiene el poder de transmitir un mismo mensaje de una forma u otra.

Asegúrate de utilizar al menos 8 puntos de fuente para que ésta sea legible.
Las fuentes serif tienden a dar un toque más clásico y las sans serifs un ambiente más moderno.
Utiliza fuentes decorativas o script con moderación y solo para dar énfasis. De otro modo podrías estar comprometiendo la legibilidad del texto.
Confirma con tu diseñador cuáles son las licencias de las fuentes elegidas. Algunas fuentes son gratuitas, pero otras tienen ciertas restricciones respecto a su uso, por lo que la verificación de la licencia es importante.

Con información de Lancetalent.

 

En Pangea somos expertos en la creación de estrategias de comunicación interna para tu empresa o negocio.  Pásanos tus datos y enseguida nos comunicaremos contigo.