A menudo se habla de la imagen corporativa y de cómo ésta se debe aplicar de manera coherente y uniforme entre todos los canales de marketing que utiliza cada negocio.

Entre los elementos que conforman la identidad de una marca, están las tipografías, por lo que saber cómo aplicarlas es básico en este campo.
Aplicar bien las tipografías no consiste sólo en elegir cuál representa a la marca y en saber cómo utilizarla para cada elemento (logotipo, textos para web, correspondencia en papel, etc.), ¡todo lo contrario!, hay que saber qué es lo que mejor funciona mejor en cada medio y cuáles son sus limitaciones.

Las tipografías son uno de los elementos diferenciadores de las marcas, eso está claro, pero abusar de la creatividad en este aspecto y olvidarse de la legibilidad termina perjudicando gravemente a la experiencia de usuario y, por tanto, la reputación online.

En muchas ocasiones, si no se aplica correctamente el estilo tipográfico según el soporte o medio en cuestión, el mensaje termina por perderse, generando con ello una mala impresión en el usuario (más adelante te contaré mi caso particular con el tema del e mail marketing).

Piensa que, por muy creativo y diferente que sea el estilo de tu marca, el consumo de contenidos a través de dispositivos digitales, es necesario que el texto se lea bien, que el fondo no moleste y que el tamaño de letra sea el adecuado.

En Pangea contamos con personal altamente creativo para desarrollar las necesidades específicas de cada empresa o negocio. Pásanos tus datos y enseguida nos comunicaremos contigo.