Lo ideal en nuestro trabajo o en el 99 por ciento es llegar a tiempo, respetar a nuestros compañeros y cumplir con las fechas de entregas. Pero hay otra serie de cosas que no debemos considerar si queremos tener éxito.

  1. Exceso de discusiones

Una cosa es ocasionalmente expresar tu desacuerdo con la manera con que las situaciones laborales están siendo manejadas, pero si tomas por costumbre quejarte con tus compañeros, deberías reconsiderar lo que estás haciendo.

A nadie le gusta alguien que pelee siempre, pero sobre todo, entre más te quejes en la oficina, mayores son tus posibilidades de decir algo que te pueda meter en problemas. Lo importante es que dialogues con la o las personas con las que estas teniendo problemas.

     2.  Vístete apropiadamente

Muchas empresas en estos días adoptan un código de vestir casual, y aunque pueda ser bueno tanto para tu comodidad como para tu billetera, también puede abrir las puertas a decisiones desafortunadas.

No importa qué tan relajado pueda parecer el ambiente en tu oficina, debes evitar camisetas potencialmente ofensivas con lenguaje o eslóganes inapropiados.

       3. Esparcir rumores

A nadie le gustan los chismosos, pero esa no es la única razón para no esparcir rumores o hablar mal de tus compañeros, incluso si es “justificable”. Bajo las circunstancias equivocadas, podrías terminar violando algún código de recursos humanos. Si realmente quieres hablar de un chisme, busca un amigo de tu confianza y convérsenlo fuera de la oficina.

       4. Gastar mucho tiempo en llamadas personales, redes sociales 

Incluso si trabajas en una oficina bulliciosa y llena de trabajo, existe una gran posibilidad de que alguien esté registrando tus hábitos laborales. Puede ser tu jefe o alguno de tus compañeros los que te estén vigilando y viendo si gastas mucho tiempo chateando o hablando por teléfono.

Además, nunca sabes qué información esté siendo rastreada por tu empresa, así que si estás usando la red local o el internet de tu empresa, ten cuidado con los comportamientos que te puedan meter en peligro.

         5. Robar la comida de tus compañeros

Esto no se debería ni siquiera mencionar, pero de todos los pecados que se puedan cometer en un lugar de trabajo, quizás no hay uno más indignante u ofensivo que ir hasta el refrigerador comunal cuando nadie está mirando y tomar la comida que no es tuya.

Tiempos desesperantes pueden requerir medidas desesperantes, pero si estás demasiado agobiado como para ir a comprar un sándwich o galletas.

Con información de CNN 

En Pangea somos expertos en la creación de estrategias de comunicación interna para tu empresa o negocio.  Pásanos tus datos y enseguida nos comunicaremos contigo.